Mypsyco.

El lugar para ser uno mismo

Doy todo de mí y no recibo nada…

“Doy todo de mí y luego no recibo nada.. no es que dé para recibir pero al final cuando das tanto y no recibes te desesperas… o lo que es peor me acaban haciendo daño.. entonces opto por protegerme y no dar tanto, porque para qué dar si luego me va a tocar sufrir? La gente es egoísta, entonces yo también tengo que aprender a serlo”.

Son muchas las personas que tienen este sentimiento, y quizás la primera pregunta que debería hacerse es: ¿Es realmente todo el mundo malo? ¿Qué hay en tu interior para que pienses eso?

Muy frecuentemente detrás de este tipo de creencias se acaba vislumbrando una tendencia a la dependencia hacia los otros. La dependencia hacia los demás es una forma de querer evitar la soledad emocional; por ello la persona se entrega tanto, y se acaba frustrando al sentir que la otra persona no se entrega de la misma forma; pero no es que sea malo/a sino que no siente la misma necesidad que sientes tú.

Lo paso muy mal en las relaciones, ¿qué puedo hacer?

Para poder establecer relaciones sanas, agradables y constructivas debes trabajar todo este miedo a la soledad emocional, porque si no trabajas este miedo siempre tenderás a establecer este tipo de relaciones complicadas.

El miedo a la soledad emocional suele venir por la relación que la persona ha establecido con los miembros de su familia (o alguno de ellos). Una relación muy frecuentemente marcada por una relación de dependencia hacia uno de los padres, entonces la persona acaba generalizando este forma de relacionarse con el resto de personas (amigos, pareja e hijos). 

¿Te ocurre esto?                                                                                                    

 Pregúntame lo que quieras                   Pide cita: este es tu momento

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *