Mypsyco.

El lugar para ser uno mismo

Supera el Trastorno Obsesivo-Compulsivo: libérate de la culpa

Es increíble el número de personas que me llegan a consulta con pensamientos obsesivos que no pueden controlar; pensamientos que se les repiten una y otra vez, y que les generan un malestar intenso.

La idea de este artículo no es explicar qué es el trastorno obsesivo-compulsivo, ya que esto se puede encontrar fácilmente en google, sino lo qué hay detrás de un trastorno obsesivo-compulsivo y cómo superarlo.

Como ya he explicado en otras ocasiones, los trastornos mentales son consecuencia de problemas emocionales no gestionados o no resueltos; y por tanto, se trata de encontrar aquél conflicto emocional que genera bloqueo y trabajarlo para que los síntomas puedan remitir.

Asimismo, mi experiencia clínica viendo personas con esta problemática me ha llevado a identificar un patrón de conflicto emocional no resuelto en dichas personas: la represión de la rabia.

Pero la causa de su trastorno no acaba aquí, es un poco más complejo, trataré de explicarlo. Se suelen dar tres situaciones distintas (aunque el fondo es el mismo):

  1. Son personas que, normalmente, influenciadas por mensajes que han recibido desde niños de su entorno familiar, han aprendido que sentir rabia es algo muy malo. Lo que ocurre después es que si en algún momento el/la niño/a siente rabia hacia alguno de sus padres o ambos (como es normal), se sienten profundamente culpables y entonces la reprimen para dejar así de sentirse culpables.
  2. Son personas que han tenido una madre muy sobreprotectora, que por un lado les ha ido muy bien porque se han sentido cuidados y protegidos, pero a medida que han ido creciendo esta sobreprotección les ha ido generando más limitaciones que beneficios (miedo a ser independiente, inseguridad, ahogo, etc.). Y estas limitaciones les ha ido generando un sentimiento de rabia hacia su madre por no haberle dejado más espacio y ser más independiente. No obstante, al sentir esta rabia se sienten culpables teniendo pensamientos del tipo: “Cómo puedo sentir esto si me lo ha dado todo”, “Soy un/a desagradecido/a” o el famoso “me siento en deuda con ella”.

Para compensar esta culpa, la persona se desvive por ella (aumentando más su sentimiento de rabia por no ser más independiente y sentirse así ahogado/a).

3. Son personas que, por lo que sea que haya ocurrido, sienten rechazo o incluso odio hacia alguno de los padres (o ambos), pero como es un sentimiento que les hace sentir demasiado culpables, buscan reprimir ese rechazo u odio: “Cómo voy a sentir eso si es mi padre/madre”, “Qué clase de hijo sería”, etc.

Como digo, es un patrón que he identificado y por tanto, muchas personas podrán sentirse identificadas pero otras no. Aquellos que no es sintáis identificados podéis explicarme vuestro caso particular.

¿Qué se puede hacer?

En conclusión, tal y como he explicado anteriormente, el desarrollo de las obsesiones y/o las compulsiones es debido a un sentimiento de culpa por sentir rabia; entonces la persona hace esfuerzos para reprimir esa rabia y así dejar de sentirse culpable (no obstante en el inconsciente la rabia sigue estando, por mucho que trate de bloquearla, y por tanto, también la culpa).

Llegados a este punto, se trata de que la persona vaya aceptando el sentimiento de rabia que tiene sin querer reprimirlo, y que vaya entendiendo de que la rabia es un sentimiento humano que tenemos todos y hay que aceptarlo como tal gestionándolo de forma adecuada. De esta manera, al aceptar la rabia, la persona deja de sentirse culpable y por tanto ya no necesita los pensamientos obsesivos machacantes con el fin de castigarse para así redimir su culpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *