Mypsyco.

El lugar para ser uno mismo

La idealización del amor (caso real)

Júlia, una chica de 33 años me pide ayuda porque desde hace 4 años no tiene ganas de nada, está apática, sin ilusión por la vida y no consigue remontar.

Me explica que hace 4 años se separó de su pareja con la que llevaba 15 años. A partir de ese momento es cuando empezó a sentir esta apatía y desilusión, y por ello está pensando en volver con él.

Actualmente, tiene una pareja, Jose, desde hace 3 años con la que convive. Comenta que se le han generado muchos miedos en cuanto a la relación con él: miedo a formalizar la relación, trata de evitar cualquier conversación que tenga que ver con casarse, tener hijos o planear cualquier cosa a largo plazo.

“No creo en el amor. Antes sí.”

Le pregunto qué ha pasado para que deje de creer en el amor:

“Con mi anterior pareja éramos la pareja perfecta, si esto se acaba entonces se acaba todo”.

Le pregunto por qué cree que eran la pareja perfecta y me comenta que eran parecidos, se reían mucho, les gustaba hacer las mismas cosas, y que todo el mundo les decía que estaban hechos el uno para el otro, que eran la pareja perfecta.

¿Y por qué se acabó si era la pareja perfecta? “Porque cada uno se fue centrando en su trabajo y nos fuimos distanciando”.

¿Y por qué cogisteis el trabajo como una vía para distanciaros? ¿Qué faltaba entre vosotros?

“No hablábamos de nosotros. No había comunicación”.

¿Y crees que una pareja que no habla de ellos es una pareja perfecta?

En ese momento Júlia se dio cuenta de que había idealizado su relación de pareja y se echó a llorar..

Poco a poco, fuimos trabajando esta idealización.

La idealización de su relación de pareja “perfecta” la había llevado a un estancamiento emocional del cual no podía salir, y esto no le permitía avanzar en otras relaciones sentimentales.

La imagen que Júlia había creado en su cabeza de relación perfecta la llevaba a dejar de creer en el amor, porque claro, si es perfecto y se acaba, ¿entonces que queda? El caso es que en realidad no había nada, ya que si una pareja no habla de ellos y de sus sentimientos, es una relación vacía.

Por tanto, si Júlia hubiera vuelto con su expareja, hubiera vuelto a pasar lo mismo, y su desilusión por la vida y su escepticismo hacia el amor se hubiera perpetuado..

Al darse cuenta de la imagen que se había construido, ha podido desmontar esa idealización y volver a sentir ilusión por la vida y por el amor.

La idealización es un fenómeno frecuente en las personas que a menudo acaba generando problemas emocionales, y no hablamos solo de idealización hacia la pareja sino también hacia familiares… Hablaré de ello en otros posts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *