Mypsyco.

El lugar para ser uno mismo

Me cuesta mucho enfadarme…

 “Me cuesta mucho enfadarme, siempre me dicen que soy muy bueno, que de bueno soy tonto y que debería decir más las cosas que me molestan; el tema es que me cuesta mucho, no sé por qué, no me sale, me sabe mal que la otra persona se pueda sentir mal”.

Este sentimiento es muy común, le ocurre a muchas personas, más de las que seguramente pienses. Y el tener dificultades para enfadarse, como todo, también tiene una explicación.

Las personas que les cuesta mucho enfadarse suele ser porque han aprendido a reprimir el sentimiento de rabia. Es decir, ante una situación en la que la persona la percibe como injusta o molesta, en vez de sentir que esa situación les enfada y actuar en consecuencia, lo que hacen es reprimir de forma automática el sentimiento de enfado o rabia que les genera dicha situación.

El hecho de reprimir el sentimiento de rabia les lleva a no defender sus derechos y a no poner límites a las personas cuando se sienten atacado/as.

¿Y por qué reprimen el sentimiento de rabia?

Normalmente es algo que la persona ha ido adquiriendo desde niño/a, en su entorno familiar. Muchas veces ocurre que la persona ha aprendido en la relación con sus familiares que el sentir rabia es algo muy malo y de mala persona, con lo cual no pueden dejarse sentir la rabia (aunque inconscientemente sí la sientan porque es humano y natural) porque les haría sentirse demasiado culpables, así que mejor taparla y no enfrentarme.

Pero claro, cuando reprimes tanto un sentimiento, tiene consecuencias a largo plazo, y muchas veces estas consecuencias se traducen en un problema de ansiedad, muy frecuentemente relacionado con el TOC (Trastorno obsesivo-compulsivo).

Otras veces la persona puede no desarrollar un problema de ansiedad, sin embargo no se siente feliz y pleno ya que no tiene la vida que realmente quiere porque se centra más en cumplir con los demás que consigo mismo.

¿Qué hacer con eso? Primero hay que localizar cuál es la causa en cada caso y entonces hacer un trabajo de aceptación de los propios sentimientos por muy malos que sean, porque somos personas y todos tenemos sentimientos agradables y desagradables dependiendo de la situación.

¿Te ocurre esto a ti?

Pregúntame lo que quieras                              Pide cita: este es tu momento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *